• Arabic
  • French
  • German
  • Spanish
Financiado por el Consejo Nacional de Medios de Comunicación.

PATRIMONIO


  1. Historia
  2. Vida tradicional
  3. Cultura contemporánea
  4. Museos y Centros del Patrimonio
  5. Enlaces


HISTORIA

Desert Camel TrainLa historia de los Emiratos Árabes Unidos se remonta a tiempos muy remotos. Los recientes descubrimientos en la cara oriental de los montes Hajar y en el extremo occidental de Abu Dhabi han retrotraído las primeras huellas de humanos en los Emiratos hasta hace más de 100.000 años. Se cree que, en aquel tiempo, los Emiratos Árabes Unidos desempeñaban un papel importante en las migraciones de los primeros humanos de África a Asia. De confirmarse los nuevos descubrimientos arqueológicos realizados en 2006, el origen de la larga historia de los EAU se remontaría a decenas de miles de años atrás. Antes de estos recientes hallazgos, la primera ocupación humana de la que había indicios significativos databa de hace 7500 años, cuando el clima era más húmedo. Ya en este primer momento, hay pruebas de interacción con el exterior, en especial con las civilizaciones del norte. Estos contactos continuaron y se intensificaron, probablemente motivados por el comercio de cobre de las montañas de Hajar, cuando el clima se tornó más árido y las comunidades de los oasis fortificados se centraron en la agricultura.

Parece que el comercio exterior, tema recurrente en la historia de esta estratégica región, también floreció en periodos posteriores, gracias a la domesticación del camello a finales del segundo milenio a.C. Paralelamente, el descubrimiento de nuevas técnicas de irrigación (riego falaj) posibilitó el riego extensivo de las zonas agrícolas, lo que hizo que se multiplicaran los asentamientos en la región.

Sheikh ZayedA comienzos del siglo I d.C., el transporte terrestre en caravanas entre Siria y las ciudades del sur de Iraq, seguido del transporte por mar al importante puerto de Omana (quizás el Umm al-Qaiwain actual) y desde allí a la India constituía una alternativa a la ruta del Mar Rojo empleada por los romanos. Si bien la explotación de las perlas llevaba miles de años en funcionamiento en la región, en esta época alcanzó cotas sin precedentes. El transporte marítimo también representaba un elemento fundamental y a las importantes ferias de Dibba acudían mercaderes de lugares tan lejanos como China.

La llegada de los mensajeros del Profeta Mahoma en el año 630 d.C. anunció la conversión de la región al Islam, en la que Dibba volvió a tener un papel protagonista, aunque esta vez como campo de batalla tras la muerte del Profeta. En 637 d.C. los ejércitos islámicos ya utilizaban Julfar (Ra’s al-Khaimah) como punto de escala en la conquista de Irán. Durante muchos siglos, Julfar se convirtió en un rico puerto y centro de recolección de perlas de considerable importancia desde el que partían grandes dhows para surcar todo el Océano Índico, que comerciaban con Mombasa, en Kenia, Sri Lanka, Vietnam y China.

Cuando en el siglo XVI los portugueses llegaron al Golfo, provocaron un gran derramamiento de sangre entre los habitantes árabes de Julfar y de otros puertos de la Costa Este, tales como Dibba, Bidiya, Khor Fakkan y Kalba. Sin embargo, mientras las potencias europeas luchaban por lograr la supremacía en la región, una potencia local, los Qawasim, cobraba fuerza. A comienzos del siglo XIX, este grupo local había reunido una flota de 60 grandes buques y estaba preparado para embarcar a casi 20 000 marineros, lo cual terminó provocando que Gran Bretaña efectuara una ofensiva para hacerse con el control de las rutas de comercio marítimo que unían el Golfo con la India.

En cuanto al interior de la región, antes del siglo XVI, el arco de pueblos de Liwa era el centro de actividad económica y social para los Bani Yas. No obstante, en la última década del siglo XVIII la ciudad de Abu Dhabi se había convertido en un centro de recolección de perlas tan importante que el líder político de todos los grupos Bani Yas, el Jeque del Al Bu Falah (familia Al Nahyan), dejo Liwa para trasladarse allí. A comienzos del siglo XIX, miembros del Al Bu Falasah, una rama de los Bani Yas, se estableció en el Creek de Dubai e impuso el gobierno Maktoum en el emirato.

Pearl Diving GearTras la derrota de los Qawasim, desde la década de 1820, los británicos firmaron una serie de acuerdos con los jeques de los diferentes emiratos, a los que después se sumarían los tratados para mantener la tregua marítima, que harían que la región pasara a conocerse como ‘los Estados de la Tregua’.

Durante el siglo XIX y a comienzos del XX, la relativa calma en el mar propició que la industria de la recolección de perlas viviera un momento de apogeo, proporcionando ingresos y trabajo a los pueblos de la costa del Golfo Pérsico. Muchos de los habitantes eran seminómadas, en los meses de verano recolectaban perlas y en invierno se ocupaban de sus huertos de palmeras datileras.

Las consecuencias negativas de la Primera Guerra Mundial y de las depresiones económicas de las décadas de 1920 y 1930, junto con la invención japonesa de la perla cultivada, contribuyeron a la desaparición de la industria de la perla local que terminó de derrumbarse justo después de la Segunda Guerra Mundial, cuando el recientemente independizado Gobierno de la India impuso unos fuertes aranceles a las perlas importadas del Golfo. El impacto fue catastrófico para la región. Pese a sus numerosos recursos, la población sufrió considerables privaciones, con pocas oportunidades de acceder a la educación y sin carreteras ni hospitales.

Afortunadamente, no tardaría en llegar el petróleo, y a principios de la década de 1930 las compañías petroleras enviaron a sus primeros equipos a realizar prospecciones, en 1958 se halló el primer yacimiento submarino viable en términos comerciales y en 1962 Abu Dhabi exportó su primer cargamento de crudo. Con unos ingresos que crecían al ritmo que aumentaba la producción petrolífera, el Jeque Zayed bin Sultan Al Nahyan, elegido Gobernante de Abu Dhabi el 6 de agosto de 1966, emprendió un programa a gran escala de construcción de escuelas, viviendas, hospitales y carreteras. Cuando, en 1969, Dubai comenzó con las exportaciones petrolíferas, el Jeque Rashid bin Saeed Al Maktoum, Gobernante de facto de Dubai desde 1939, también tuvo oportunidad de emplear los ingresos procedentes del petróleo en mejorar la calidad de vida de su pueblo.

Tras la retirada británica del Golfo, se creó una federación de seis emiratos, a la que después se sumaría un séptimo, que se constituyó oficialmente el 2 de diciembre de 1971 como Emiratos Árabes Unidos, con el Jeque Zayed, que había contribuido decisivamente a su formación, como Presidente, y el Jeque Rashid como Vicepresidente.

Subir

VIDA TRADICIONAL

Falconry

Los Emiratos Árabes Unidos poseen una rica herencia cultural, muy influida por las condiciones geográficas excepcionales que posee el país. El variado territorio de la región, con sus desiertos, oasis, montañas y costas, ha dictado los estilos de vida tradicionales que han ido evolucionando a lo largo de los siglos. El aguante y la inventiva necesarios para sobrevivir en condiciones tan extremas se vieron favorecidos por la antiquísima estructura tribal de la sociedad: cada familia estaba tradicionalmente unida a sus parientes más próximos y a toda la tribu en general por obligaciones de ayuda mutua. Entre la tribu, la hospitalidad desinteresada del individuo constituía una fuente de honor y de orgullo. Una religión común, el islam, también proporcionaba el cemento que cohesionaba toda la sociedad.

 

El mayor grupo tribal, los Bani Yas, recorría los amplios espacios de arena que cubrían prácticamente la totalidad de los emiratos de Abu Dhabi y Dubái. También otras tribus, como los Awamir y Manasir, compartieron este difícil territorio durante muchas generaciones. Todas las subtribus y clanes estaban acostumbrados a recorrer grandes distancias con sus camellos en busca de pastos y se desplazaban como enteras unidades familiares. Casi todas las familias Bani Yas, con excepción de los grupos de pescadores como los Al Rumaitha, regresaban a su hogar, en uno de los poblados de los oasis, en ciertos periodos del año. En las hondonadas de las inmensas dunas de Liwa se cultivaban los preciados jardines de dátiles, que se abastecían del agua atrapada debajo de las absorbentes arenas.

 

En Al Ain y otros oasis, los exuberantes jardines de dátiles se regaban mediante un eficaz sistema de irrigación tradicional (falaj, plural aflaj), que transportaba el agua desde los acuíferos de las montañas. En los estrechos wadis (valles) de las montañas, se usaban cursos de agua similares a los falaj (ghayl) para regar los jardines dispuestos en terrazas que cultivaban las familias, generalmente muy numerosas.

 

La vida en las montañas del norte y el este difería bastante de la existencia en las llanuras arenosas. No obstante, los mares que bañan el amplio litoral de los EAU eran un recurso habitual para todos. La gente de la región ha participado durante muchos milenios en el comercio marítimo. Los grandes dhows de madera solían surcar el océano Índico y, cuando regresaban, traían consigo alimentos nuevos y nuevas ideas. Actualmente, el comercio marítimo sigue siendo una actividad económica muy lucrativa, y los EAU destacan todavía como un importante centro de almacenamiento y distribución de mercancías.

 

A la pesca, que tradicionalmente ha proporcionado los tan necesarios alimentos en un lugar tan árido, no le ha ido tan bien con el paso de los siglos. Tampoco a la recolección de perlas, antaño el principal puntal de la economía dado que muchos habitantes del desierto pasaban los cuatro meses del verano trabajando en esta actividad antes de regresar a su vida seminómada.

 

Con el paso del tiempo, el auge económico alcanzado gracias a la recolección de perlas propició una mayor urbanización, y muchos integrantes de las distintas tribus se establecieron en las localidades costeras. Este proceso se vio acelerado enormemente con el descubrimiento y la exportación del petróleo en 1962, hasta el punto de que la vida en los emiratos de hoy en día se parece poco o nada a la de hace 50 años. Sin embargo, la mayoría de los emiratíes siguen teniendo en alta estima el patrimonio, la tradición y las técnicas que hicieron posible la supervivencia de este pueblo.

Subir

CULTURA CONTEMPORÁNEA

Model of Guggenheim Museum El patrimonio y la cultura son fundamentales para la identidad nacional de los EAU y en el país existe una profunda concienciación sobre la necesidad de conservar la cultura autóctona en la que se basa la sociedad emiratí. Pero también se observa un énfasis renovado en la evolución del arte y de la creatividad, en una región que desde siempre se ha centrado más en la tradición oral que en otras formas de expresión artística. En concreto, se están produciendo fascinantes novedades en las artes en las esferas gubernamentales. También crece con fuerza el sector privado. Los jóvenes emiratíes reclaman para sí un futuro artístico y se expresan de un modo que refleja la enorme diversidad cultural de los Emiratos Árabes Unidos y de la región.

El plan urbanístico visionario de Abu Dhabi, Abu Dhabi 2030, incluye la instalación de una serie de museos de primera fila en el distrito cultural de la isla de Saadiyat, en las proximidades del centro de Abu Dhabi. Bajo los auspicios de la Dirección de Turismo y Cultura de Abu Dhabi y de la Compañía de Turismo e Inversión (TDIC), el emirato persigue el objetivo de crear un fondo de arte y cultura mundial que los ciudadanos de los EAU puedan apreciar y disfrutar, pero también para convertir la capital de los EAU en un destino cultural de primer orden: “un portal y un reclamo para las experiencias y los intercambios culturales”.

 

La Feria de Arte de Abu Dhabi es un acontecimiento anual celebrado en noviembre, al que asisten las galerías comerciales de arte contemporáneo más importantes del mundo. Aunque el objetivo principal de la feria es vender arte, también aporta a la región formas de arte únicas y proporciona un foro a los artistas locales en el que exponer y debatir el futuro de la creatividad.

 

La cultura de Dubái aspira a “convertir la ciudad en una vibrante metrópoli árabe y mundial, que modele la cultura y las artes en esta región en el mundo”.

 

La ciudad se vuelca cada marzo en la Temporada de las Artes de Dubái, una plataforma que abarca todas las iniciativas artísticas y que subraya las cualidades culturales y artísticas de Dubái. La Temporada de las Artes de Dubái empieza con la Semana de las Artes, que incluye la Feria de Arte SIKKA, dedicada a las nuevas obras de artistas de EAU, y continúa con las Jornadas del Diseño de Dubái, dedicadas al diseño de productos y mobiliario, y con Art Dubai. Incluye también la Noche de las Galerías, en la que se disfruta de exposiciones nuevas en las muchas galerías de arte que han surgido en Al Quoz y en DIFC.

 

Mientras por todas partes se están poniendo en marcha planes ambiciosos para nuevos e importantes proyectos culturales, una escena artística vibrante lleva muchos años ensanchando límites en Sharjah. El emirato alberga desde 1993 la Bienal de Sharjah y aspira a convertirse en el centro cultural de los EAU. Sharjah recibió además el título de Capital Cultural Islámica en 2014.

.

 

Subir

Dancing
Camel Portrait Boat Racing Falconer Pearls Arabian Horses Endurance Dates on tree Greeting

MUSEOS Y CENTROS DEL PATRIMONIO

 

 

El patrimonio y la cultura de los EAU se pueden disfrutar en sus muchos museos y centros del patrimonio, o con visitas a los puertos de pescadores o mercados (souqs), a sus astilleros, a los centros de cetrería, a los souqs de oro o de especias y a otros centros e instalaciones. A lo largo del año, organismos como el Club del Patrimonio de los Emiratos organizan todo tipo de actos, desde carreras de dhows, carreras de remo tradicionales y carreras de camellos hasta una gran variedad de actividades que fomentan el interés por el patrimonio y la cultura de los EAU.

Certámenes como el Festival de Qasr al Hosn en Abu Dhabi, el Festival de Artesanía TCA en Al Ain, el Festival de los Dátiles de Liwa y la Exhibición Internacional Ecuestre y de la Caza de Abu Dhabi también conservan y promocionan la cultura tradicional.

Abu Dhabi se encuentra en proceso de construir una serie de museos de primera fila en la isla de Saadiyat, a unos 10 minutos del centro de la ciudad. El Louvre de Abu Dhabi, cuya apertura está prevista para finales de 2016, se convertirá en un museo universal de bellas artes con la exposición de obras de arte y objetos de importancia histórica, cultural y sociológica, que abarcan desde la prehistoria hasta nuestros días. El Museo Nacional Zayed, cuya construcción está previsto que concluya en 2017, dará vida a la rica historia de los EAU y servirá además como un centro para el recuerdo del fallecido Jeque Zayed bin Sultan Al Nahyan, el primer Presidente de los Emiratos Árabes Unidos. Cuando se inaugure, el Guggenheim de Abu Dhabi expondrá obras de arte contemporáneo procedentes de todo el mundo. De momento, el espacio de exposiciones temporales de la isla de Saadiyat, Manarat Al Saadiyat (“un lugar para la ilustración” en árabe) alberga imaginativos programas culturales dedicados a fomentar la apreciación y el conocimiento del arte, al mismo tiempo que exhibe obras en préstamo y adquisiciones que, en última instancia, formarán el núcleo de los nuevos museos. A través de una variedad de charlas, actuaciones y talleres, las colecciones narran su historia de una manera vibrante e interactiva.

El fuerte Al Fahidi, construido en 1799 y situado en Bur Dubai, detrás de la calle Al Fahidi, alberga el Museo de Dubái. El edificio del viejo fuerte contiene exposiciones habituales de armas, trajes tradicionales e instrumentos musicales, y su patio ofrece buenos ejemplo de cabañas ‘arish (de hojas de palma) y barcas de madera. El sótano alberga exposiciones maravillosamente realistas de un antiguo souq, de una escuela del Corán, de casas típicas árabes y de un oasis. También posee una muestra sobre el desierto nocturno con interesante flora y fauna local. Una de sus salas está dedicada a modernas exposiciones animadas sobre la pesca de perlas y la pesca en general. Los hallazgos arqueológicos se exponen junto a la tienda.

 

Sharjah ha construido toda una serie de museos, galerías de arte, centros del patrimonio y centros de fauna y flora, todos ellos de primera categoría, demasiado numerosos como para mencionarlos aquí con detalle. El espectacular Museo Islámico de Sharjah se encuentra en el centro histórico de Sharjah, concretamente en el paseo marítimo Majarrah. Ubicado en el corazón de Sharjah, junto a la glorieta Cultural (o Qur'an), el Museo Arqueológico de Sharjah es un museo interactivo que rastrea la historia de Sharjah desde la antigüedad. Los terrenos del Parque del Desierto de Sharjah, situado a 28 kilómetros del centro de la ciudad, en la salida 8 de la autopista Sharjah – Dhaid, contienen el Museo de Historia Natural, la Granja Infantil, el Centro de la Flora y Fauna de Arabia y el Centro de Reproducción de Animales Árabes en Peligro de Extinción, al que no pueden acceder los visitantes.

 

Los fuertes antiguos de Ajmán, Umm al-Qaiwain, Ra’s al-Khaimah y Fujairah albergan colecciones muy interesantes de objetos arqueológicos hallados en los numerosos yacimientos repartidos por todos los emiratos, manuscritos, armas antiguas y reconstrucciones de la vida tradicional.

 

Subir

ENLACES DE UAEINTERACT (EN INGLÉS)


Subir